sábado, 10 de noviembre de 2012

El chico de la última fila

Se para el mundo cada vez que ella se despierta,
abre sus ojitos poco a poco, como con miedo,
el miedo que siempre tuvo a las despedidas
que convierten en "adiós" los "hasta luego".

Se levanta de la cama
y apoya los pies en el suelo,
hay una nota en la almohada
de su compañera de piso: hoy duerme en el pueblo.

No quiere quedarse sola
por si vienen los fantasmas,
qué lento pasan las horas
tumbada todo el día en la cama.

Casi no conoce a nadie
porque es nueva en la ciudad,
busca alguien para compartir una casa tan grande,
alguien para reir o para llorar.

Y recuerda al chico de la última fila,
ya le chocó el primer día de clase,
qué más da si fue su mirada o su sonrisa,
le gustaría abrazarle.

Él callaba pero por dentro ardía,
se decide buscando no pensar esa tarde,
entró decidido y la encontró en la cocina,
arreglada lo justo como para sonrojarse.

Sus torpes pasos y tropiezos
provocaron la risa de la chica,
que disimulaba con temblores sus nervios
delante del chico de la última fila.

Decidieron tranquilizarse y tomarse una copa,
sentados en el sofá cayó una detrás de otra,
mientras las manos empezaban a esquivar la ropa,
una manta les protegía del paso de las horas.

Parecían dos niños jugando
con risas y cosquillas entre cigarro y cigarro,
pero el anochecer ya había llegado
y las horas en verdad sí que habían pasado.

"Así que me tengo que ir",
dijo él, aún medio borracho,
"por favor, quédate a dormir,
que tengo miedo y quiero estar a tu lado".

Sus amigos no salieron
y su novia, una semana antes, le había dejado,
se quedó en silencio,
se quedó pensando.

Ella, más dulce con esa sonrisa,
rezaba por dentro para que se quedara,
sonrisa que escondía en forma de saliva
todas las lágrimas que se tragaba.

Si no se queda esa noche
la única diferencia es que la habría pasado solo,
hace cariño el roce
entre dos personas que lo han perdido todo.

Siguieron las cosquillas,
ninguno de los dos tocaba ya el suelo,
su sonrisa tan de cerca es lo que hace perfecta a la vida,
una noche sin mentiras los dos se pidieron.

El alcohol empujó un beso
que iba a la mejilla,
hasta la esquina
del labio izquierdo.

Se quedaron mirando
estaban deseando ese momento,
ya no estaban relajados,
aquel segundo fue eterno.

Y pasó muy rápido todo lo que sucedió después,
se juntó el vino con el roce de su piel,
no se movieron, allí estaban muy bien,
aún seguían mirándose al amanecer.

Hace demasiado frío lejos de sus manos
como para querer marcharse,
lo que él no tenía pensado
era enamorarse.

Se para el mundo cada vez que se despiertan,
abren sus ojitos poco a poco, como con miedo,
el miedo que siempre tuvieron a las despedidas
que convierten en "adiós" los "hasta luego".

miércoles, 1 de agosto de 2012

Cerveza, tequila, ginebra.. Esta noche me pierdo

Que dejen de gritarme estas sombras
que tengo una cita con el tequila,
tú quizá no estés en tu cama sola
y yo acabaré vomitando en cada esquina.

No me cierren hoy el bar
que no quiero quedarme solo,
ayúdame a escapar,
después quemaré tu foto.

No hay peor mezcla
que el alcohol y tu recuerdo,
así que señora, ponme otra cerveza,
que esta noche me pierdo.

Me fumé todos tus te quiero,
bebí todos los besos que te di,
tomé todos los lunares de tu cuerpo,
y brindo a solas por cada día que contigo perdí.

Llora la luna de pena
por escuchar tan tristes versos,
¡qué daño hace la ginebra
que se refleja tu cara en estos dos cubos de hielo!

Y que no me joda Dios
que bien sabe Él cuánto te quise,
dibujo en el vaso ese corazón
que perdí la primera vez que me sonreíste.

Siempre me he preguntado
cómo y por qué me enganchaste tanto,
siempre me creí el más fuerte
y ahora resulta que no soy más que otro niñato
si no te tengo a mi lado.

En el bar sonó nuestra canción
pero esta vez yo solo canté,
en tu verso favorito la luz se apagó,
y yo recé por volverte a ver.

Podría quedar yo como el malo
de esta historia de amor en rara ocasión,
¿qué mas podría perder el niño abandonado
que se refugia de la lluvia en un castillo de cartón?

Dicen por ahí que me vieron
preguntándole a las nubes dónde estabas,
dicen por ahí que me escucharon
recitando versos parecidos hasta la mañana.

No recuerdo bien qué pasó anoche
y no sé si quiero saberlo,
sólo sé que desperté tirado al lado de un coche
y en mi cartera no había dinero.

Al abrirla apareció tu foto de carnet
cuando menos permiso tenía,
y lloré, y la rompí, y sus trozos quemé,
y aún así no te olvidaría.

Mezclo para dañar el mismo cuerpo
que tú con saliva recorrías,
me da igual, esta noche otra vez me pierdo,
y beberé hasta que se haga de día.

sábado, 23 de junio de 2012

Acrofobia

Un cabrón le quitó la Luna,
vio miles de estrellas pero sólo le importaba una,
se hundió toda la tierra
y navegó por un mar de dudas.

Subió el diablo a consolarle
porque no vio nunca pena tan grande,
y todas las musas bajaron a cuidarle
para que no se sintiera tan miserable.

El problema de volar tan alto
cuando te agarras a una estrella
es que caes en picado
si el viento rompe la cuerda que te sujeta.

Después de la caída se levantó mirando hacia el suelo
como buscando algo que se le había perdido,
pero no encontró nada más que recuerdos
y restos de un corazón partido.

Llegó hasta una especie de habitación,
llamó un par de veces y se abrió la puerta,
era algo oscuro y el chaval se incomodó
cuando se le acercó una mujer vestida con túnica negra.

Ella se asustó al ver su cara
porque no aparecía en su lista maldita,
extrañada preguntó qué le pasaba
y él respondió preguntando si había visto su sonrisa.

Le dio tanta lástima que no trabajó ese día,
ella también estaba cansada de tanto matar,
así que le invitó a una cerveza en el bar de la esquina
y ellos dos se pusieron a charlar.

La chica sólo tenía que amenazar al camarero
para que sirviera otra ronda más,
a ella no le importa el dinero,
además, sólo quiere desconectar.

Él no se pregunta qué está haciendo
porque ahora todo le da igual,
perdió demasiado tiempo
y beber con la muerte supera cualquier plan.

Pero el asunto se les fue de las manos
estaban juntos, cantando borrachos,
se fumaron a medias un cigarro
y entre calada y calada, se besaron.

Le avisó de que al alba
tendría que volver a su trabajo,
que un montón de almas
le estarían esperando.

Y tan pronto como ellos no querían,
amanecía y el sol se despertaba,
la parca le regaló una sonrisa,
pero el chico ya no respiraba.

sábado, 9 de junio de 2012

Vida

Desde hace tiempo vivo en una mentira
de esas en las que el corazón no vive en tu cuerpo,
ni siquiera forma parte de ti, de tu vida,
se escapó buscando el paraíso y sólo encontró desierto.

Fui un ser inerte que se transformó en serpiente
arrastrado por las opiniones de la gente.
No me molesté y fui víctima por ser creyente
de lo que el viento le sirvió a mi vientre.
Independientemente, encontraba a mi mente
codeándose con una droga que sólo quería morderme.
Mi inconsciente se esnifaba este sentimiento perenne
hasta que conscientemente mi consciente
se vio arrastrado por la corriente
que manejaba Caronte, dejando así de quererme.
Pasé de ponerle un euro entre los dientes,
si el cuerpo y el alma son independientes de mi, que les peten.
Realmente, sí era dependiente,
y si me siento orgulloso ¡que este folio reviente,
en mi garganta se queme,
me ahogue de tinta derretida de repente,
explote y manche estas cuatro paredes
para deleite de todos aquellos decadentes!
Cortésmente, la droga me regaló vómitos y una razón coherente,
me dijo: "nada dura para siempre",
y, riéndose, mordió un trozo de filete
sosteniendo en la otra mano la pierna de un cliente
que probó esta droga sólo por ser diferente.
 Pero las cosas al final no salen como uno pretende,
cruelmente el demonio deja de ser tu sirviente,
y el ángel guardián se convierte en un delincuente
tan elocuente que hasta los genes te dejan y se marchan con él a Oriente,
cuando vuelven Pasión e Inteligente
y a la vuelta de la esquina te saluda la muerte.

sábado, 28 de abril de 2012

Debería estar prohibido...

Debería estar prohibido
que separes tus labios,
por qué si quiero estar contigo
y mi corazón ahora es tu esclavo.

Debería estar prohibido
enfadarnos sin reconciliación,
perdóname si quiero seguir escondido
mientras a gritos te pido perdón.

Debería estar prohibido
cantar si no estás a mi lado,
que después de una noche sin haber dormido
no vuelvas a la cama con un cigarro.

Debería estar prohibido
no caer en nuestra propia tentación,
yo no quiero alejarme de tu ombligo
ni tú de mi habitación.

Debería estar prohibido
que una lágrima caiga por tu mejilla,
que al día siguiente hayas desaparecido
sin dibujar en un papel una sonrisa.

Debería estar prohibido
amar con palabras sin hechos,
en el fondo somos enemigos
pero no piensa lo mismo tu cuerpo.

Debería estar prohibido
emborracharme por tu culpa,
no seré yo el fugitivo
que se escape de tu piel desnuda.

lunes, 2 de abril de 2012

Hoy reviento

Lo siento, no quiero velas en este entierro,
hoy muere un niño y nace un hombre nuevo.
Quiero risas con mi gente,
disfrutar como siempre
sin pensamientos que lamenten
pérdidas de corazones inertes.
Chicas que me mataron... a la mierda,
Distancia y Pasión me hicieron perder la cabeza.
Ahora me quedo pensando "¿Qué será lo próximo?"
mientras a colegas les fastidia ver triunfar al prójimo.
"¡Sálvese quien pueda!" grita el suicida desde un ático
mientras se ríe de él esa tía que le convirtió en parásito.
Inútiles, dejad de molestarme,
iros con tíos que insulten a sus propias madres
Wendy, deja de darme besos
no te puedo querer más,
sé que para ti existo
y sólo con eso ya me haces volar.
Estoy flotando en el cielo de mi casa,
aquí todo es perfecto,
no como estar pensando en alguien
que ahora mismo te está poniendo los cuernos.
La distancia no existe si te enamoras,
pero no es lo mismo besar que imaginar a solas.
Detrás de esos abdominales sólo hay mentiras,
un chulo con motito que te menea hasta las pupilas.
Ojalá me lo inventase
pero esto es lo que veo,
que es un auténtico desastre
estar 25 horas al día despierto.

viernes, 24 de febrero de 2012

Mi ángel

Me salvaste, me alejaste
de aquella falsa Tierra Prometida,
yo grité por dentro y sólo tú te acercaste,
¿cómo viste caer esa lágrima a escondidas?

Cambiaste mi rumbo a otro mundo, tu mundo,
sabías que odiaba pasar por estas calles,
cuando ya estaba destrozado mi escudo
apareciste tú, apareció mi ángel.

Y brillabas tanto en esa cama
que sólo pude quedarme paralizado,
desperté escuchando tu voz en la almohada
y di gracias por no haber estado soñando.

Cambio mi imperio por tu barca,
en ti sólo veo libertad y yo estoy rodeado de murallas,
tú te inventas cuando le rezo a la nada,
yo vuelvo a la razón cuando tú te marchas.

Pienso, escribo y recito en mi mente
sólo para volver a invocarte,
explota mi cabeza y lleno de sangre las paredes
¿cuándo volverás a aparecerte, mi fiel ángel?

Parpadearé cuando deje de deslizarse agua por tu cuerpo,
no me despiertes si esto es un sueño,
llévame en tus alas hasta el séptimo cielo
que si abres la boca se cierra mi cuaderno.

El sol tenía envidia de tenerte tan cerca
y se acercaban las olas para jugar con tu piel,
daba igual todo lo que pasaba afuera,
estaba jugando contigo en el Jardín del Edén.

domingo, 5 de febrero de 2012

Perro fiel

Seguiré tirando piedas a tu castillo
y seguiré haciendo ramos con las flores de tu jardín,
que yo sé que soy tu mendigo
y tú mi emperatriz.

Comeré las migas que me tiras
con tal de contemplar tu forma de andar,
tú y tu vestido hasta las rodillas
que el aire levanta cuando tu pelo empieza a bailar.

Yo y mis babas cuando espío cómo te maquillas,
dos puntos de vista que me ofrece ese espejo,
estaba construyendo para tí una sonrisa,
pero tu cuerpo me dejó en silencio.

Crecen las rosas cuando caminas por su lado,
la luna me tiene envidia de tenerte tan cerca,
pero no llego a la suela de tu zapato
cuando me conviertes en perro y tú eres mi dueña.

lunes, 9 de enero de 2012

Mi religión

¿Cómo pueden llamar bonito
a algo escrito con tanto dolor?
será que no les llega los gritos
que salen desde esta habitación.

Yo nunca seré poeta
mientras sigan existiendo sus versos,
pero no puedo con este miedo a las ideas
desde que soy discípulo vuestro.

Y si les hubiera conocido...
me habria inspirado con Lope de Vega al lado,
o tal vez hubiera escrito
bajo el olmo seco de Antonio Machado.

Voy a seguir recitando
esa cancion desesperada de Neruda,
sé que si no sigo vuestro canto,
mi cabeza quedará en manos de la locura.

Maldigo a aquellas gentes
que en su momento os dieron la espalda,
pues yo sólo soy creyente
de los dioses de la palabra.

Mi primer mandamiento es ama a la poesía
al mismo nivel que la odies,
y recuerda que la tinta
jamás te devolverá lo que te robe.

Os rezo y os pido consejo
porque vosotros sois mis únicas creencias,
os suplico de rodillas llorándole al cielo
pero nunca me dais ninguna respuesta.